Consejos para ahorrar costes

Sabemos lo complicado que puede llegar a ser una mudanza. Son todo líos y trabajo agotador, pero hay algo que por encima de todo queremos tener bien atado: el precio.

Para ahorrarnos un dinero, debemos poner bastante empeño por nuestra parte. Vamos a daros una serie de consejos para que la mudanza no os salga tan cara, o al menos podáis ahorraros unos cuantos euros que nunca está de más.

Procura tomártelo con tiempo

Si sabes que un día determinado debes abandonar el piso donde actualmente vives, tómate tu tiempo para ir envolviendo todo lo que te quieras llevar.

Es mucho mejor ir con calma, envolviendo aquello necesario, que darte un atracón a embalar cosas con prisas y sin apenas tiempo. Así pues, procura tener todo el material necesario (cajas, cinta aislante, etc) con antelación.

Déjales el trabajo casi hecho

Procura embalar todo lo que puedas. El día de la mudanza, procura dejar todas las cajas cerca de la puerta y bien cerradas, para que así los trabajadores solo tengan que cogerlas y llevarlas al camión.

De esta manera, ahorrarás mucho tiempo, muy importante si la empresa factura por horas.

Pide ayuda a amigos

No queremos decir con esto que les pongas a bajar muebles, pero sí que pueden ayudarte a bajar pequeñas cajas y meterlas en tu coche.

De esa manera, tú mismo podrás llevar algunos enseres a tu nueva casa. Haz tantos viajes como puedas y, mientras tanto, deja a alguien encargado en tu casa antigua para que guíe a los operarios.

Imprevistos que aumenten los costes

Ten mucha paciencia porque siempre suelen surgir imprevistos. A lo mejor el sofá no cabe por la puerta y deben desmontarlo, o a lo mejor tienen que pedir una grúa para sacar algún mueble por la fachada.

De todas formas, si estos imprevistos ocurre, pide hablar con el encargado para que esto no incremente la factura final. Sin duda alguna, la gran mayoría de las empresas son muy profesionales, pero hay otras que a la mínima intentan aumentar el dinero a pagar con cualquier excusa.

Ante todo, no te agobies

Por último, lo que mejor podemos aconsejarte es que, por mucho lío que veas y gente de aquí para allá, no te agobies.

Comprendemos que puede ser una situación un tanto estresante para las personas que no estén acostumbradas, pero piensa que para ellos es el día a día y que saben cómo tratar cada cosa.

Préstales tu confianza y, si lo prefieres, desconecta un poco. Aunque te salga más caro si no pones de tu trabajo, a veces tenemos que pensar por nosotros mismos.

Con paciencia, dentro de nada estarás disfrutando de tu casa nueva y podrás relajarte cómodamente en tu sofá, así que piensa que esto es algo pasajero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *